martes, enero 19, 2021

Adolfo Castañón evoca andanzas bohemias de Alfonso Reyes con Kiki de Mntparnasse

En el marco del aniversario luctuoso de Alfonso Reyes, el ensayista, investigador y poeta Adolfo Castañón brindó la conferencia virtual «Alfonso Reyes, Kiki de Montparnasse y los «jockeys» de París».

En un evento auspiciado por Cultura UANL este domingo Castañón recordó a Reyes en un aspecto poco frecuentado como lo fue su relación con la pintora, actriz y cantante francesa Kiki de Montparnasse, a mediados de la década de 1920, cuando el regiomontano universal fue Embajador.

Castañón recuerda que se trata de la segunda estadía de Reyes  en Francia, lapso en que se reencontraría con amigos y atesorará como pocos, «esa proteica capacidad suya para convivir con la diplomacia y con los artistas».

Alfonso Reyes nació en Monterrey en 1889 y falleció en la Ciudad de México en 1959; ensayista, crítico, poeta y narrador mexicano relacionado con la mejor tradición literaria occidental y que, a decir de Borges, «se va enraizando a donde iba», pues no se limitaba a quedarse en sus aposentos sino que buscaba conocer de arriba a abajo las ciudades en que radicaba, así como a sus diferentes actores políticos, culturales y sociales.

De su estadía en Francia, evoca Castañón, Kiki de Montparnasse, a quien llamó «el mejor gajo de laurel», fue su amiga y confidente. «Hubo además otro centro nocturno, The Jockey, más modesto y pequeño. El night club que, a partir de fines de noviembre de 1923, empezó a funcionar en la esquina del Boulevard Montparnasse con la Rue de Campagne-Première. El local había sido antes el Café Caméléon.»

«Fue comprado por un exjockey de nombre Miller y un pintor de nacionalidad estadunidense llamado Hilaire Hiler. Remodelaron un poco el lugar y tapizaron las paredes con carteles de figuras de vaqueros, indios y… mexicanos. Pusieron una pequeña pista de baile y encendieron un luminoso letrero: The Jockey

«Decía Kiki: “Hemos puesto en marcha un pequeño night-club que promete ser muy divertido; todas las noches nos reunimos ahí como una buena familia y cada cliente tiene derecho a hacer su pequeño ‘número’”. En alguna de las primeras fotos se reconoce, además de Kiki y de los fundadores del lugar, a Man Ray, Tristan Tzara y Ezra Pound.» Dice Alfonso Reyes:

«El pequeño salón del “Jockey” chirriaba como una matraca, zumbaba como uno de esos tamborcitos de cartón, atados a una cuerda, que los niños hacen girar, imitando el ronrón del mosco. —Caja de sombreros, llena por dentro de papeles y cintas; tan bajo el techo que nos aplasta las ideas, como la tapa suele aplastar la aigrette [penacho, haz de plumas]—. Había rebuznos de zambomba.»

«Kikí cantaba sus tonadas de marinero con una dulzura religiosa y sencilla, que contrastaba con la crudeza de la letra —hecha toda como de carne, de ajo y cebolla. Por el pico de la cara, se le iba la electricidad de los ojos, esos ojos de cohete volteador que sólo ella tiene.»

Sigue recordando a Reyes: “El Jockey vio nacer el suprarrealismo por los días en que el barrio artístico de Montparnasse, heredero del Quartier Latin, ya estaba invadido de ‘vikingos’, y cuando Kikí, grande hija de Châtillon-sur-Seine, cantaba sus aires de marineros”.

Semblanza de Adolfo Castañón

El conferencista Adolfo Castañón es un narrador, ensayista y poeta mexicano; es el sexto ocupante de la silla II de la Academia Mexicana de la Lengua desde el 2003.

Recibió el Premio Xavier Villaurrutia en el 2008;  En el 2018, recibió el Premio Internacional «Alfonso Reyes», por su destacada trayectoria literaria, y el Premio de Fuentes y Documentos «Manuel González Ramírez», otorgado por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Más recientemente, este 2020, fue galardonado con el Premio Nacional de Artes y Literatura.

// El Porvenir

A %d blogueros les gusta esto: