lunes, octubre 26, 2020

Todo un intelectual

Por Francisco J. Serrano

En la fosa común 
de la gente aburrida y pretenciosa, 
yacerá un día cierto pelagatos 
que, ya andando borracho, 
alardea delante de la barra 
sus audaces lecturas literarias. 
―Sabemos que has leído algunas cosas, 
los demás dos o tres cosas distintas.
No quieras revenderle mazapanes a Pipo, 
ni quieras hacer pozos donde hay tuzas. 
Nadie muere de no leer a diario
mucho menos de no leer los libros 
que te gustan a ti. Los vendedores
de paletas y elotes tienen temas
amenos para hablar, pero sí puedes 
matar de aburrimiento 
a quienes disfrutamos de bailar 
y hablar de tonterías cuando estamos
ebrios, dichosos y hasta el troncomóvil. 
En la barra del bar no nos importa
tu erudición pitera, mucho menos 
tus siempre edificantes reflexiones: 
preferimos escucharte eructar.

A %d blogueros les gusta esto: